que es la inversión

Foto de un tablero de Monopoli

Todos tenemos una idea general del significado de la palabra inversión, pero posiblemente empecemos a notar sudores fríos si alguien nos lo pregunta. Por ello, en este artículo vamos a esclarecer de una vez por todas en que es la inversión.

Invertir es prestar nuestro dinero a terceros con el objetivo de recuperarlo con intereses en un tiempo determinado. Además, esos intereses provendrán del beneficio que nuestro dinero haya generado a la otra parte.

Es importante tener en cuenta que cualquier tipo de inversión conllevará un riesgo implícito. No obstante, también conlleva una oportunidad implícita.

  • Riesgo: El riesgo proviene de la incertidumbre de que el dinero invertido no se devuelva, o que no recuperemos su totalidad.
  • Oportunidad: La oportunidad, por su parte, viene de la posibilidad de que la inversión se revalorice, y recuperemos más dinero que el invertido.

La inversión es un concepto utilizado en diversas disciplinas. Algunos ejemplos serían la gestión empresarial, las finanzas y la economía. Igualmente, la idea de inversión se puede ampliar a otras áreas como la política, la sociedad y la satisfacción personal. Por supuesto, siempre que se mantenga su significado intrínseco de utilizar recursos con el objetivo de alcanzar algún beneficio asumiendo un riesgo.

En este artículo nos centraremos en explicar qué es la inversión en los ámbitos de la economía y finanzas. Donde tiene varias acepciones referentes al ahorro, colocación de capital y el aplazamiento del consumo.

Diferencia entre inversión y ahorro

Ahora que ya tenemos una idea de qué es la inversión, ¿cuál es su diferencia con el ahorro? La principal diferencia entre ambos conceptos es el riesgo.

Cuando ahorramos, tenemos el dinero en nuestro poder, lo que nos da una mayor liquidez. Es decir, que podemos gastar ese capital cuando queramos. Sin embargo, el beneficio es muy pequeño, o tiende a ser negativo por la inflación.

Entonces, ¿por qué asumir riesgos? El caso, es que en finanzas hay una regla que siempre se cumple. A mayor riesgo, mayor es el posible beneficio.

Qué es la inversión privada

Fotografía de edificios de oficinas

¿Qué es la inversión privada? Ahora que ya sabemos la diferencia entre inversión y ahorro, nos centraremos en la primera. La inversión privada, es la inversión que hace una persona, o una empresa, para sacar un beneficio.

Dentro de la inversión privada tenemos tres factores fundamentales, que nos indican si una inversión interesante o no.

Rentabilidad esperada

La primera variable es el rendimiento esperado, esto es la rentabilidad que esperamos tener por prestar nuestro dinero.

Es decir, explica la rentabilidad o beneficio futuro que esperamos obtener por nuestra inversión. Normalmente, esta variable se mide en porcentajes sobre la cantidad de dinero que invertimos. Y suele expresarse en términos positivos o negativos.

Riesgo aceptado

La segunda es el riesgo aceptado, es decir, la incertidumbre de que el capital invertido no se pueda recuperar. Esta variable se refiere a la incertidumbre sobre el rendimiento que esperamos conseguir. Así como la posibilidad de que perdamos el dinero invertido.

Por ejemplo, un inversor con perfil conservador tenderá a invertir en productos de bajo riesgo. Estos productos podrían ser títulos de renta fija o depósitos a plazo, los cuales ofrecen una menor rentabilidad. Por otro lado, un inversor con mayor tolerancia al riesgo optaría por productos de mayor interés y rentabilidad, como los de renta variable.

Horizonte temporal

Por otro lado tenemos el horizonte temporal, que es el periodo en que mantendremos la inversión. Se puede clasificar en corto, medio y largo plazo.

Los productos de inversión a largo plazo, como las letras del tesoro, ofrecen un tipo de interés mayor que los de plazo menor. Un ejemplo de este último serían los bonos y obligaciones del estado. Por qué? La explicación es sencilla, a mayor tiempo, más incertidumbre/riesgo tenemos sobre el producto financiero. Por eso nos dan más intereses.

Liquidez de la inversión

La última variable que debemos tener en cuenta es la liquidez de la inversión. La liquidez es la rapidez con la que podemos recuperar el dinero invertido y el coste que esto supondría, cuán altas son las comisiones a pagar.

Parece simple, pero esos factores fundamentales son lo más importante a la hora de tomar una decisión de inversión. Para ello, muchos economistas e inversionistas buscan ampliar su decisión con otras variables que te describimos a continuación.

Tipos de inversión

Un aspecto importante para comprender qué es la inversión es analizar los tres tipos de horizontes temporales que existen.

  • Inversión a largo plazo: Este tipo de inversiones están ideadas para dar una rentabilidad en un futuro lejano. La idea es aumentar el capital en unos años vista, por lo que el inversionista no logrará un beneficio inmediato.  Algunos productos financieros de esta categoría serían los bonos, las acciones o los fondos de inversión.
  • A medio plazo: Estas inversiones son ideales para las personas que no quieren esperar tanto tiempo para sacar beneficio a su dinero. Un ejemplo típico sería la compraventa de divisas. Con esta opción el inversionista obtendrá resultados en un futuro mucho más próximo que el primer grupo.
  • Inversiones a corto plazo: En este caso, los productos financieros ofrecen al inversor un beneficio en muy corto espacio de tiempo. Para muchos profesionales del sector, este tipo de inversiones son las más adecuadas para conseguir dinero. Un ejemplo podrían ser los certificados de depósitos o los documentos negociables, como pagarés o letras de cambio.

Tipos de inversores

Imagen de Lego con muñecos a modo de inversores

Para entender qué es la inversión es imprescindible conocer los tipos de inversores que existen. Es decir, cual es el perfil de inversor más común.

Por un lado, tenemos los inversores con perfil ahorrista. Este grupo está compuesto por personas físicas o jurídicas, que a título privado, ceden una cantidad de capital a un tercero. El objetivo, es obtener un rendimiento futuro por las gestiones de la otra parte.

Los inversores profesionales, son aquellos con las herramientas necesarias para tomar sus propias decisiones a la hora de invertir. Además, deben estar autorizados y regulados por las entidades competentes, para operar en los mercados financieros.

El tercer tipo de inversor que vamos a definir son las sociedades de inversión. Aquí encontramos todas las instituciones financieras, cuyo principal objetivo es gestionar de forma colectiva las inversiones de sus accionistas. Generalmente, estas inversiones suelen ser valores inmobiliarios o mobiliarios.

Por último, encontramos los inversionistas institucionales. En este grupo se recogen todos los bancos, compañías de seguros, sociedades financieras, entidades nacionales de reaseguro y administradoras de fondos autorizados por la ley. Además de las mencionadas, también se consideran inversionistas institucionales las entidades señaladas por la Superintendencia de Valores y Seguros. Siempre que cumplan las condiciones copulativas y las normas de carácter general.

Clasificación de inversión no financiera

Este tipo de inversiones son muy comúnmente realizadas por las empresas. No por ello dejan de ser relevantes en este artículo, por que son igual de necesarias para entender qué es la inversión.

Las inversiones no financieras son utilizadas cuando las compañías necesitan expandirse o simplemente sobrevivir. Los activos pueden tener múltiples formas: maquinaria, personal fijo o temporal, oficinas, equipos informáticos…

La primera área de gasto sería la inversión en activos fijos. En este grupo encontramos las estructuras físicas e inmuebles. Aquí se englobaría desde las fábricas y oficinas hasta la maquinaria y vehículos.

La siguiente área serían las inversiones en inventarios. Aquí incluiríamos el stock de materias primas, los bienes terminados y los no terminados en la cadena de producción. Por lo que, si se reducen los inventarios, los órganos regulatorios de las cuentas nacionales lo considerarían una desinversión.

La última área de gasto sería la inversión en estructuras residenciales. En este grupo encontramos los gastos en la producción de nuevas viviendas y el mantenimiento de las ya construidas. Es importante destacar que cuando una familia compra una vivienda a otra familia no se trata de una inversión. En este caso estaríamos hablando de un traspaso de propiedad.

Instrumentos de inversión financiera

Fotografía de un ordenador con gráficas de inversión

Muchos de vosotros habréis oído la expresión “el dinero hay que moverlo”. Pues bien, esta frase tiene su origen en aquellas empresas con excedente de capital o una persona física ha logrado algunos ahorros. La idea, es quee se dinero es recomendable que se invierta para generar un rendimiento.

Bono

El primer instrumento que vamos a ver es el bono. Cuando invertimos en él, lo estamos haciendo en un título de deuda.

El emisor de estos bonos, lo hace porque está buscando captar fondos para sus necesidades. Por supuesto, no espera que le presten el dinero de forma gratuita. Por ello dentro del bono, garantizará por ley al inversor la devolución del capital, más unos intereses acordados.

Los bonos es uno de los instrumentos de inversión más segura. El motivo es que, en el momento de la adquisición, el inversor ya conoce cuánto y cuándo recibirá los intereses por su dinero.

Acciones

Las acciones son, posiblemente, uno de los instrumentos financieros más conocidos. Una de sus particularidades principales, es que las acciones son tanto un instrumento de ahorro como uno de inversión.

Además, representan el título de propiedad de una parte del patrimonio de la empresa. Esto significa que cuando un inversionista compra acciones de una firma, pasa a ser dueño de una parte de ella. Por lo que cuantas más se adquieran, más participación se tendrá en los beneficios y toma de decisiones.

Fondos cotizados

Los fondos cotizados, como las acciones, son un tipo de producto financiero que se opera dentro del mercado bursátil. Asimismo, este tipo de instrumentos de inversión también funcionan como fondos de inversión y acciones cotizadas. La misión principal de los fondos cotizados es la de reproducir un índice bursátil determinado.

Mercado Forex

El mercado Forex es el lugar donde se intercambian divisas entre inversores del mundo entero. En este caso, el inverso busca comprar y vender monedas extranjeras intentando conseguir un diferencial positivo.

Futuros y opciones

Las inversiones a futuros y opciones son unos productos que permite invertir, asumiendo con antelación el valor que tendrán los activos después de un tiempo transcurrido.

La inversión en futuros es un acuerdo de compraventa en dónde se estipula el compromiso entre las partes interesadas a comprar o vender un activo en una fecha determinada, y con un precio fijado en el momento de la formalización.

Este tipo de productos es utilizado con mucha frecuencia en la inversión en materias primas, como el petróleo, café o el algodón.

Mercados monetarios

El último instrumento de inversión financiera que vamos a ver es la inversión en mercados monetarios. Estos mercados son el lugar de negociación para inversiones a corto plazo.

Normalmente se trata de mercados informales, lo que significa que no están regulados y la mayor parte de las operaciones se realizan de manera telemática. Dichos mercados pueden ser mercados de crédito o mercados de títulos.

Si quieres saber más sobre cómo invertir, estrategias, en qué banco abrir cuenta, etc, te dejo un libro del que soy autor y quizás te pueda interesar:

Libro para aprender a invertir en bolsa

Precio: 2.99€

Botón para comprar el ebook bolsa para novatos


Esperamos que te hayamos podido ayudar. Si crees que este artículo le puede ser de ayuda a otros, te animamos a que nos compartas. Y por supuesto, cualquier cosa que nos quieras decir, te animamos a que nos dejes un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *