Depósitos bancarios

Cerdito hucha representando los depósitos bancarios
Los depósitos bancarios, son la forma más segura, común, y directa de invertir tu dinero. Básicamente, consiste en dejar tu dinero en custodia de una entidad financiera (bancos, cajas, etc), para que al cabo de un tiempo, lo puedas recuperar con unos intereses.
¿Por qué te dan intereses? Porque sin este dinero, los bancos no podrían facilitar préstamos, y por lo tanto no tendrían negocio. La razón, es que por ley, los bancos deben tener una tasa de reservas de dinero real de un 10% (esta es la cifra más común) del dinero prestado.
Es decir, para dar un prestamo de 300.000 euros, el banco necesita tener reservas (o dinero en forma de depósitos financieros de sus clientes) de al menos 30.000 euros.

¿Cómo se calculan los intereses?

A pesar que muchas entidades financieras ofrezcan depósitos financieros a diferentes plazos, lo normal es que veas el interés en forma de TAE. Es decir, la Tasa Anual Equivalente, o lo que te llevarás al año, o periodo de pago.
¿Qué es la TAE? La TAE es un indicador que muestra la frecuencia de pagos de intereses por una cantidad dada. Eso incluye el TIN (Tasa de Interés Nominal)
El Banco de España, facilita un simulador estupendo que te permite jugar un poco con el TAE, para entenderlo mejor. Éste es el enlace.
Por si quieres saber un poco más como funciona, aquí te dejo la fórmula. Aunque no necesitas comprenderla totalmente para seguir, por favor, no te me asustes 🙂
Fórmula del TAE para depósitos bancarios
Donde cada letra significa lo siguiente:
  • r: Tenemos el Tipo de Interés Nominal (TIN) en tanto por uno, es decir de X% a 0,0X.
  • f: Es la frecuencia de pagos/cobros. Puede ser mensual, semanal, etc.

¿Qué es la TIN?

La Tasa de Interés Nominal (TIN), es la cantidad de dinero neto que te llevarás por el capital invertido. En pocas palabras, aquí no se incluyen comisiones, gastos de gestión, etc. Es el dinero neto que te vas a llevar.

¿Cómo establecen el valor de la TIN?

Esta es la pregunta del millón, ¿cómo se pone ese valor? Bueno, como todo producto financiero, todos cotizan en los mercados. Eso quiere decir, que los prestamos también cotizan en mercados.
Si recuerdas, al inicio te decía que los bancos ofrecen los depósitos bancarios, para poder prestar dinero. De manera, que te dan intereses, que dependen de como esté el mercado.
Y, ¿qué mercado es ese? Para Europa, tenemos el famoso Euribor, ¿te suena? Sí, ese índice de referencia es que usa la mayoría de bancos, por eso cuando éste está por los suelos, apenas te dan nada por tu cuenta de ahorro.
Y te preguntarás, y ¿cómo ganan dinero? Pues porque a esta referencia, toda entidad financiera le aplica  un diferencial, que es de donde se llevan el dinero. De modo que al final la cosa queda:
TIN = Euribor (0,05) + diferencial(1,2) = 1.25% TIN.
Para los prestamos el diferencial suele ser bastante alto, para los depósitos financieros suele ser bastante bajo.
Si quieres aprender más sobre inversión, te recomiendo el libro que hemos escrito sobre conceptos básicos de inversión en bolsa:
Comprar el ebook de bolsa para novatos para aprender a invertir en el mercado continuo
Bolsa para novatos – Precio 3€

Comprar el ebook de bolsa para novatos

¿Qué tipo de depósitos existe?

Hoy en día, se podría decir que existen básicamente 4 tipos de depósitos bancarios. Cada uno de los cuales, con unas características muy típicas, y probablemente sean términos muy familiares para ti.

Depósitos bancarios a vista

Esto son los depósitos más comunes de todos. Comúnmente, también se les suele llamar cuentas remuneradas.
Es posible una de las opciones más cómodas que existen, pues son muy líquidos. Es decir, podrás sacar y meter el dinero con total normalidad, ajustándose los intereses que te van a pagar, a la cantidad de dinero que haya en la cuenta en cada momento, sin necesidad de ninguna gestión extra.
La línea que separa a las cuentas remuneradas de las cuentas corrientes son muy pequeñas. Además, es muy común que muchos bancos las ofrezcan para atraer a clientes, ofreciendo tasas del 2% o 3% TAE por uno o dos años para atraer a la clientela.

Aquellos que van a Plazos

Este es posible el tipo de depósito bancario por antonomasia. Básicamente, se cede un dinero a la entidad financiera por un tiempo, un año, un mes, etc, para recibirlo de vuelta con unos intereses.
Durante ese tiempo, no puedes tocar el dinero, de lo contrario no recibirás ningún interés. Sin embargo, si consigues aguantar, al finalizar el plazo, se te devuelve tu capital, más los intereses pactados.
Existen algunos depósitos de este tipo, que a pesar de ponerlo a un plazo de un año, te van ingresando los intereses cada mes, trimestre o semana. Sin embargo, si lo cancelas antes, lo normal es que tengas que devolver esos intereses por incumplir el contrato.

Remuneración en especies o con regalo

Quién no ha visto el típico anuncio en el que te ofrecen una vajilla, una aspiradora, etc por abrirte una cuenta. Pues bien, esto es sencillamente un tipo de depósito bancario, pero que en vez de pagarte en dinero, te pagan con un objeto o servicio (viajes, peluquería, etc).
No es un problema usarlo, pero es bueno ser consciente de lo que es en realidad. No se trata de un regalo, sino de una remuneración por tu dinero. Y éste, también está sujeto al IRPF.
Por lo general, el regalo se da cuando se deposita el dinero. Por lo que la gran ventaja, es que se recibe el pago del interés de forma casi inmediata.

Depósitos con ventajas fiscales

Existe otro tipo de depósito que te permite evitar el pago del IRPF por los intereses generados. Estos son un tipo especial, y depende de cada país y de unas condiciones muy concretas. Generalmente enfocado a la clase media, para ayudarles a ahorrar.
Por ejemplo, son muy comunes en España los planes y cuentas de ahorros individuales (PALP y CIALP). Está exento de pagar la renta, después de 5 años y un ahorro anual máximo de 5.000 euros.

Características de los depósitos bancarios

Ordenador mostrando parámetros de depósitos bancarios

Todos los depósitos bancarios tienen una serie de parámetros en común, que te irá muy bien conocerlos. Ya sea para hablar con tu asesor, o bien para ayudarte a encontrar el que mejor se adapte a ti.
  • Rentabilidad: Se trata de los intereses que te pagarán por el fondo. Para saber más, te aconsejo leer los apartados anteriores.
  • Plazo: Se trata del tiempo en el que tendrás que dejar el dinero en el depósito sin tocarlo. Esto es parte del contrato y si no lo respetas, no recibirás tus intereses.
  • Cancelación anticipada: No todas las entidades bancarias te permiten cancelar un contrato de depósito cuando quieras. Con lo que debe tener esta cláusula. Generalmente te penalizarán sin pagarte los intereses, pero es posible que te hagan pagar una compensación, así que te recomiendo que te leas bien tu contrato.
  • Liquidación: Se refiere a cuándo van a realizar el pago de intereses. Lo normal es que se haga al final del contrato, pero pueden hacer el pago mes a mes, o incluso al inicio del contrato con la remuneración en especies.
  • Renovación automática: Se trata de una cláusula que renueva el contrato automáticamente al finalizar el plazo.

Garantías de los depósitos

La virtud, o la seguridad de los depósitos bancarios, es que por ley, el gobierno cubre una cierta cantidad de tus ahorros, en caso de que tu entidad financiera quiebre, o cualquier situación extrema.
En la mayoría de países europeos, y en especial España, por ley, tienes protegidos hasta 100.000 euros. Generalmente, cada país tiene una organización gubernamental, cuya misión es velar por el buen funcionamiento de las entidades financieras para con los depósitos bancarios.
Además, gestiona una reserva económica, para que en caso de necesidad, pueda compensar a los ciudadanos que hayan perdido sus ahorros con estos instrumentos. Se llama Fondo de Garantías de Depósitos de Entidades de Créditos (FGD).
h2. Fiscalidad de los depósitos bancarios
La fiscalidad de los depósitos bancarios se aplica por tramos sobre la base imponible, dicho de otro modo, de la cantidad de dinero invertido. PERO! el porcentaje se aplica sobre los beneficios. Es decir, no puedes perder dinero.
Esto son los tramos:
  • Menos de 6.000 euros – 21%
  • De 6.001 a 24.000 euros – 25%
  • Más de 24.001 euros – 27%
Además, algo que debes saber es que las entidades financieras se encargan de cobrarte el impuesto hasta el 21%. Si tienes que pagar más, lo harás en la declaración de la renta.
Es decir, si inviertes 25.000 euros, tendrás que pagar el 25% en impuestos de los intereses generados. Pero el 21% lo pagarás directamente  en el banco, y el 4% restante, lo pagarás tras la declaración de la renta.

Esperamos haber podido resolver tus dudas, si crees que merece la pena compartirlo, no lo dudes! Y por supuesto, cualquier otra duda, te animamos a que nos dejes un comentario. Gracias!

Un comentario sobre “Depósitos bancarios

  1. El sector financiero actual tiene poco que ver con lo que tradicionalmente hemos conocido. Antes la oferta era practicamente identica en todas las entidades, todos los productos eran practicamente iguales y la banca nos ofrecia garantia y tranquilidad. Pero hoy dia las cosas han cambiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *